Día del Orgullo Friki 2007






Talleres de Henna



¡Aviso Importante!

Por cada comentario que escribáis en Sistema Anoat, un dólar será enviado a un niño camboyano sin brazos que está atado por el torso a la pata de un elefante.

Si no reenviais este mensaje, una niña muerta se os aparecerá esta noche mientras dormís, tendréis 15 años de mala suerte, el negro nazi os daá una paliza, os pincharéis con una jeringuilla cuando os sentéis en el cine, el messenger será de pago y no volveréis a probar la tortilla de patatas.

¡Esto no es ninguna broma, es totalmente en serio!

Mike Dohanson (Ohio) no escribió ningún comment y fue atropellado por un camión a la salida de su trabajo.

Louis Lopard (Vancouver) se limitó a entrar en la web y no opinar, y poco después cayó por una boca de alcantarilla mientras paseaba de camino a su casa.

Así­mismo, se dice que Helen Mibna (Sao Paulo, Brasil) fue perseguida varias calles por un chupacabras por quejarse reiteradamente de la falta de actualización de la web.

Gracias por vuestra atención.


Web optimizada para Firefox a 1024 x 768

 

  lunes, diciembre 18, 2006

¿Disfraces para el Ipod?

De todos es sabido que vivimos en un tiempo en que el consumismo más exagerado y tecnológicamente avanzado es una realidad a la que nos hemos habituado. El interés innato del ser humano hacia la tecnología (unido la efectiva campaña de publicidad del Corte Inglés y el FNAC desde finales de noviembre) encuentra su mayor realización en la etapa navideña de cada año. Belenes, Papás Noeles escalando las paredes de los chalets adosados y roscones de Reyes constituyen el aspecto folklórico de estas fechas. Algo poco útil y, sin embargo, indispensable para meternos en el ambiente navideño.

Pero no nos engañemos. Lo que realmente nos ilusiona de estas fiestas son los regalos. Es lo que nos motiva, nos ilusiona, nos hace el turrón de Suchard aún más apetitoso y la sidra El Gaitero (famosa en el mundo entero y en mi casa un bien primero) aún más chispeante. Nos habituan a ello desde pequeños.

No me malintérpreteis, a mí esto me encanta. Soy muy consciente de todo esto, y disfruto con este consumismo. Todos gozamos de él, hasta esos progres de salón que critican el capitalismo salvaje y sueñan con una larga vida junto al coma-andante al tiempo que ven el AXN bebiendo una Coca Cola. Lo que trato de decir es que no es plan de ocultarlo. Es así, y punto. No hay nada de malo en ello.

Y en esta era tecnológica que estamos viviendo, donde un teléfono móvil permite realizar una video-conferencia y una consola portátil te permite competir desde tu habitación contra un niño de Kuala Lumpur, está claro que los gadgets de todo tipo para nuestros cachivaches son una suculenta tentación para los amantes de la tecnología.

Esta introducción viene a que yo, como millones de personas en todo el mundo, miramos con devoción todo aquello relacionado con nuestro adorado Ipod, desde fundas a altavoces.


Pero creo que esto que os voy a presentar es rebasar el límite de la cordura.


Lo encontré hace unos días en una fabulosa revista especializada en ordenadores e Internet. Si sois avispados, sabréis localizarla en seguida en el kiosco. El caso es que miré la web de referencia y me puse a investigar más. La dirección, iattire.net, vendía disfraces para el Ipod.

Disfraces para el Ipod. Lo que habéis leído. Disfraces de pirata, de vaquero, de vampiro y de princesita para vestir un reproductor mp3. Un reproductor precioso y digno de todos los cuidados, sí, pero un reproductor al fin y al cabo.


Efectivamente, es un Ipod disfrazado de vaquero.

La idea de esta web no consiste en sacar el dinero a los usuarios con carísimos auriculares de diseño, fundas de cuero o altavoces que convierten al Ipod en una minicadena. Dichos gadgets, por caros que sean (que lo son, y mucho), aumentan al fin y al cabo la experiencia de utilizar el Ipod, ya sea aumentando su funcionalidad o facilitando determinadas tareas (como el transporte o la audición).

Pero esto, esto, amigos míos, consiste en VESTIR al Ipod. Sin más. Vestirlo, como a un niño o a un perro. Ponerle ropita y admirarlo en nuestro cuarto. Yo no sé qué pensaréis vosotros, pero a mí me parece totalmente demencial.

¿Qué tal un disfraz de pirata?¡Sólo cuesta 39, 90 €!
(es cierto, podéis comprobarlo)


Los tienen para todos lo modelos Ipod (salvo los nuevos Nano y Shuffle). Tu Ipod no desentonará nunca, ya que podrás vestirlo para que luzca en Halloween, Pascua y, por supuesto, Navidad.


15 dólares de nada.
Luego no hay dinero para apadrinar niños.



Ni así logran darle utilidad al Ipod Shuffle.

Si esto os parece estúpido, esperad a ver los modelos más bizarros.


¡¡¡40 dólares el vampiro!!¡¡Es que me supera!!



Un payachete para el Ipod Mini


Creo que no hace falta hacer comentarios sobre éste


And the winner is...
Primer premio a la estupidez.
Una sábana con ojos y una lápida de juguete, 40 dólares.
No somos dignos.

Y esperad, que hay más. ¡También tienen complementos!


Sombreros





Guantes (¿?¿?)



Boxers (es que es la bomba)


¡¡¡Y hasta una camisetilla interior!!!
¡¡¡Por 32 dólares, os lo juro!!!


Esto me deja bastante confuso. ¿Quién compra estas cosas? ¿Y por qué? ¿Lo saca a la calle así? ¿Y por qué? ¿No sería mejor gastarse ese dinero en una buena funda que lo proteja? ¿Qué nivel de raciocinio debe tener alguien para comprar unos boxers al Ipod sin sentirse tonto perdido?

Y lo más importante: ¿nos hemos vuelto locos? Mucho me temo que sí. Esto no es snob, ni es pijo, ni es fashion. Es una absoluta gilipollez.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

que ida de olla xD

yo como todavía sigo con un discman no me preocupa xD


wiiiiiiiiiiiii!


Huesitos!

7:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

PAPAPAPA
YO QUIERO EL DISFRAZ DE VAQUERO Y PARA ADOLF SIN NINGUNA DUDA EL DE PIRATA.

PINKY

3:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 


Sistema Anoat
•••