Día del Orgullo Friki 2007






Talleres de Henna



¡Aviso Importante!

Por cada comentario que escribáis en Sistema Anoat, un dólar será enviado a un niño camboyano sin brazos que está atado por el torso a la pata de un elefante.

Si no reenviais este mensaje, una niña muerta se os aparecerá esta noche mientras dormís, tendréis 15 años de mala suerte, el negro nazi os daá una paliza, os pincharéis con una jeringuilla cuando os sentéis en el cine, el messenger será de pago y no volveréis a probar la tortilla de patatas.

¡Esto no es ninguna broma, es totalmente en serio!

Mike Dohanson (Ohio) no escribió ningún comment y fue atropellado por un camión a la salida de su trabajo.

Louis Lopard (Vancouver) se limitó a entrar en la web y no opinar, y poco después cayó por una boca de alcantarilla mientras paseaba de camino a su casa.

Así­mismo, se dice que Helen Mibna (Sao Paulo, Brasil) fue perseguida varias calles por un chupacabras por quejarse reiteradamente de la falta de actualización de la web.

Gracias por vuestra atención.


Web optimizada para Firefox a 1024 x 768

 

  jueves, diciembre 15, 2005

Momentos Entrañables Bérriz, vol 7

Recorrerse un expocómic e ir a un pedazo de concierto está muy bien...pero yo me debo a mi público.

Sin más dilación, con todos ustedes, el regreso de...




MOMENTOS ENTRAÑABLES BERRIZ


(En el Coleegio Beerriiiz....hay que ser soolidaarioooos...con la mano en el corazón...con ilusión...)


En esta ocasión quiero hablaros de una anécdota de Bachillerato, por lo que es posible que algunos no la conozcáis (miembros del Gran Éxodo PreBachilleril, sobre todo). Sin embargo, es necesario que salga a la luz, pues permite ahondar más en la personalidad de ese ser que nos marcó para el resto de nuestra vida: La Raja (The Reich). No me cansaré nunca de recordar anécdotas relacionadas con la Raja, es que era algo totalmente bizarro. Con todos vosotros:


EL CABECILLA



Todos tenemos nuestra némesis. Sherlock Holmes tiene a Moriarty. Batman tiene al Joker. Neo tiene a Smith.
La Raja tiene al Cabecilla. Sí, el cabecilla. Una figura que ha poblado las más ocultas pesadillas de la Raja desde que era una niña. Sí, ya desde que era una Rajita comenzó a sentir un desmedido terror hacia este personaje.

- Venga Raja, a dormir que es muy tarde.

- Que no, que viene el cabecilla.

- Venga, apaga la luz.

-¡Ah, pero fuera!

Sí, la Raja odiaba al Cabecilla. Ese ser misterioso que se alza como lider de los desarraigados, aquel capaz de levantar cruentas revueltas, ese cuyo solo carisma ha destruido monarquías y ha redibujado fronteras. Ese que a lo largo de la Historia se ha encarnado en diveros personajes, y que ha cambido el mundo en el que vivimos para siempre. Gandhi, Hitler, Napoleón, Robespierre. El espíritu del cabecilla pasó por todos ellos, todos han alterado el orden en el que vivían. Y si hay algo que sabemos es que la Raja tiene que tenerlo todo bajo control. La insumisión y la rebeldía son sus puntos débiles.

Pronto el cabecilla se convirtió en su enemigo mortal, y dedicó toda su vida a temerlo y esperarlo. Pues llega un momento en la vida en el que todos tenemos que enfrenatarnos a nuestra némesis.

Colegio Bérriz, Molino de la Hoz. 1º de Bachillerato. La Raja nos daba Ética, o Filosofía, una de esas asignaturas baúl que dan al Bérriz su identidad.
Durante esos años locos los chicos éramos una especie de jauría imparable de insumisión, caos y barbarie. Todas las profesoras del Bérriz lo sabían, pero las clases con la Raja sacaban ese salvaje degenerado que todos llevamos dentro. Y sus clases (perfectamente analizables una a una en MEB separados) habían llegado al clásico esquema Chica-Chico, popularizado por la Raja. Como sabréis, dicha técnica consistía en lo siguiente:

- Nuria, lee.
- Linaza, contesta.

Este era un síntoma claro de que estaba hasta los huevos de nosotros, lo que no hacía sino aumentar la insubordinación. En este ambiente de crisis de autoridad, la Raja no tardó en buscar la presencia de su archienemigo: el cabecilla. No podía permitir que actuase, por lo que decidió intervenir.

Un día, no me acuerdo bien en qué momento, se me acercó David, con una cara que reflejaba una mezcla de tristeza y confusión. Me dijo que la Raja le acababa de llamar para hablar con él.

- ¿Y qué te ha dicho?
-...Dice que soy el cabecilla.

El cabecilla, amigos. La Raja había comenzado a buscar entre las cabezas de la revolución al Cabecilla, ni más ni menos. Él le dijo que no, pero ella insistió en que era el lider de la banda de cabestros que formaba 1º de Bachillerato, y que le tenía vigilado.

Pasaron unos días, quizá semanas. Hace unos días le habíamos entregado unos cuadernos (a saber de qué), de esos que debías pintar con palomas de la paz y bonitos colorines para aprobar (otro tema que también da para un MEB, sin duda). El caso es que un día, antes de que empezara la clase de Ética, la Raja, que contemplaba cómo la gente se perseguía, se untaba de borrador el uniforme y se iba a los baños a fumar, me llamó a su mesa. Algo altamente irregular, como diría el director Skinner.

"Bien, me va a hablar de lo bonito que me ha quedado el cuaderno", pensé yo

Pero no. Muy seria, me dijo que estaba muy disgustada conmigo, porque...yo era el cabecilla. El recuerdo de lo que me contó David pasó por mi mente, y me quedé tan confuso que sólo pude decirle:

- ...No, yo no.

Y es que oir que la Raja te dice que eres el cabecilla te descoloca totalmente. Es un shock. Quiero decir, tú sabes que ella te odia, y que te considera un gualtrapa y un alborotador. Pero que te coja en privado y te diga en tono de amenaza que eres el cabecilla...eso no lo olvidas nunca.

Pasaron los años, y abandonamos el Bérriz. Y no se supo más del cabecilla. Jamás volvió a salir de la boca de la Raja. Pero Smith y Neo se necesitaban, al igual que Goku y Vegeta. La Raja necesita a su enemigo, necesita perseguirlo. Y estoy seguro de que se le sigue apareciendo en sueños, liderando hordas de niños que se levantan de sus pupitres y llaman a la rebelión para iniciar un nuevo Mayo del 68.

¿Está quemando coches en Francia? ¿Liderando las huelgas de pescadores? ¿Está quizás esperando en el Bérriz su encuentro definitivo con la Raja? Quien sabe.

Lo que es seguro es que la Raja teme al cabecilla, y mucho. Pude ver el miedo en sus ojos.

Aquí termina la historia del Cabecilla, hermanos berricenses.

Cuidaos, y transmitid la Palabra del Bérriz donde quiera que vayáis.


"La multitud por sí sola no llega a nada si no tiene a un líder que la guíe"

Hermann Keyserling, filósofo alemán


3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Vaya mierda de MEB, es el más flojo de todos. Hace muy poca gracia. MEJORA EN EL SIGUIENTE

7:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

JAJA! Muy bueno! No me lo esperaba!

Es totalmente cierto!! Después de una de las alocadas clases de filosofía THE REICH (con mayúsculas) me dijo que quería hablar conmigo y me acuso de ser el "cabezilla" que "instigaba" a todos los alumnos a la desobediencia!!!

He de reconocer que no paraba de reirme en su clase, pero me jodió que me tuviera tan enfilado.

Menudo personaje.

AKA POWA!

SORBE!!

THE MUTE

1:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡No puedo creerlo!
¡Tano tiempo sin saber que hablaba con unos líderes cuasi mundiales!
¿El traslado de poder fue algo pacífico, o Javi dio un golpe de estado? Dado que Zorrino no se exilió, entiendo que lo primero...

Qué impactante, ¡conozco a los cabecillas!

crispa

7:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

 


Sistema Anoat
•••